¿Puedo “perseguir” a mis potenciales clientes?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Introducción

Estoy seguro al 100% de que te vas a sentir reflejado con la siguiente situación:

Estás sentado en tu sofá, con la tablet, buscando en Amazon una bufanda para soportar el frío de forma elegante.

Llevas varios minutos viendo bufandas de todo tipo, colores y precios.

Al final llaman a la puerta, sueltas la tablet sin terminar la compra de tu bufanda y …. te olvidas completamente.

Al día siguiente, de nuevo en tu sofá, abres Facebook y … ¡Sorpresa!, te aparece una publicidad mostrando una de las bufandas que viste con más detalle el día anterior, además te pone que tiene un 5% de descuento si la compras ahora.

¿A qué te ha pasado también a ti?, has entrado en Amazon o en otras tiendas online, has buscado un producto y luego en tus redes sociales te ha aparecido publicidad sobre el producto que te había interesado.

A todos nos ha pasado ya y es una “persecución en toda regla”.

No pasa nada, no está mal, lo veo hasta útil, porque si no te persiguen, no hubieras comprado la bufanda en la que estabas interesado o interesada.

Pero, ¿cómo se hace esto?, ¿es muy difícil?, ¿es muy caro?, … Vamos a verlo.

Códigos de seguimiento

Siento comunicarte que en Internet al igual en el mundo real, no existe la magia ni los milagros, pero sí los trucos.

Para perseguirte han hecho un truco, uno de los buenos, de esos que por mucho que lo piensas no se te ocurre como, pero ahí está la bufanda y tu cara de sorpresa.

Para el truco se necesita un código de seguimiento, este código te lo facilitan las plataformas publicitarias (Facebook, Google, …) o algunas herramientas independientes.

Por ejemplo Facebook o Instagram usan el mísmo código de seguimiento, llamado “Píxel de Facebook”.

Ese código son unas líneas de texto que hay que instalar en las páginas web donde quieras hacer el seguimiento de usuarios.

En mi caso, siempre pongo el “Píxel de Facebook” en la portada y en todas las secciones de la página con la que esté trabajando, cuesta lo mismo ponerlo en todos los sitios y así podrás hacer distintos tipos de “persecuciones”.

Google por su parte, te permite poner su propio código de seguimiento y también hay herramientas, por ejemplo ActiveCampaign, que es la que nosotros usamos para el email marketing, que te permite también poner un código de seguimiento en tu web.

Con todos estos códigos bien configurados, podremos crear estrategias basadas en el comportamiento de los usuarios que visiten nuestra web.

Veamos unos ejemplos.

Ejemplos de estrategias de persecución

No es lo mismo, un usuario que visita la portada de tu web, que un usuario que aparte de ver la portada accede a una sección específica y además a la ficha de uno de los productos o servicios que ofreces.

Tampoco es lo mismo alguien que ve la ficha de un producto o servicio que alguien que llena el carrito de la compra de tu tienda online y luego se va sin comprar.

Con los códigos de seguimiento, vamos a poder actuar de forma diferente según lo que haga el usuario.

Estrategia 1: Curiosos

Vamos a considerar a un usuario como Curioso si accede a la portada de tu web y no hace nada más, no entra a leer ningún artículo de tu blog, no visita las fichas de ningún producto, etc.

Podemos pensar que ese usuario, está interesado en tus productos o servicios, pero o no le gusta leer, o no le gustó tu web, o alguien le interrumpió y tuvo que irse sin poder leer nada, etc.

Un curioso, pero con posibilidades.

La estrategia sería sencilla, como tenemos el código seguimiento o “Píxel de Facebook” instalado, podremos crear una campaña publicitaria muy barata que persiga a estos usuarios y les muestre algo más de información sobre tus productos o servicios.

En este caso, como el usuario es solo un “curioso”, podemos intentar reengancharle sólo con información genérica, sin intentar venderle algo, porque todavía no sabemos qué es realmente lo que quiere.

El coste de esta campaña dependerá del tráfico que tienes en tu web, pero lo normal es que con 3€ o 5€ al día tengas cubierta esta persecución.

Estrategia 2: Potenciales clientes específicos

En esta ocasión, los potenciales clientes específicos van a ser aquellos usuarios que no solo visitan la portada de nuestra web, también visitan la sección donde están los productos y servicios que le interesan e incluso acceden a la ficha final de un producto o servicio específico.

Estos usuarios si saben lo que quieren y lo mejor de todo es que ahora nosotros también lo sabemos.

La estrategia sigue siendo igual de sencilla que la anterior y ahora mucho más barata.

Mostraremos un anuncio en Facebook o Instagram a los usuarios que visiten un producto específico y podremos aprovechar para ponerle una fotografía de calidad, un pequeño vídeo, acompañar la información con un pequeño descuento, etc…

El coste de esta campaña de nuevo depende del número de usuarios a los que haya que perseguir, pero siempre va a ser un número menor que el de usuarios que solo visitan la portada, así que con el mínimo que pide Facebook para mostrar los anuncios podrás tenerlo resuelto, 1€ por día.

Estos usuarios son los más valiosos y por los que realmente merece la pena invertir en la persecución.

Son usuarios que visitan la ficha del producto, con esto conoces exactamente el producto que les interesa y aunque no todos a los que persigan se convertirán en clientes finales, el porcentaje de conversión de esta persecución es mucho mayor que el de la persecución de simples curiosos.

Estrategia 3: Atención al cliente

No solo tenemos que usar estas estrategias para intentar vender, una muy buena idea es usarla para mejorar nuestra atención al cliente.

La idea es que nos vean unos días después de su compra y les motivemos para que valoren como les fué con nuestro producto o servicio.

Aquí, además de saber con el Pixel de Facebook que es un cliente, porque visitó la página de “gracias por comprar”, lo realmente importante es que conocemos su correo electrónico, ya que nos lo facilitó a la hora de comprar y también sabemos que producto o servicio compró, por lo que la “persecución” puede ser diferente.

Podemos enviarle un correo de forma automática, preguntándole por su compra y a la vez mostrarle un anuncio en Facebook e Instagram invitándole a valorarnos.

El proceso es sencillo y como solo lo haremos con clientes, en realidad no es un gasto es una inversión, un cliente bien atendido volverá comprar de nuevo y si además nos valora bien, podremos usar esas valoraciones para captar otros clientes.

¿Qué te han parecido estas estrategias? ¿Las estás usando ya en tu negocio?

Como has visto son muy sencillas y sobre todo muy baratas, además de que están enfocadas a conseguir resultados reales en Internet.

Me encantaría saber si las has probado y cuales han sido los resultados que obtuviste con ellas.

Te puede interesar...

¿Cualquier negocio puede triunfar en Internet?

Llevo más de 15 años ofreciendo servicios de transformación digital a empresarios y autónomos de todo tipo. No siempre han llegado los clientes como ahora. En algunas ocasiones me tocó salir a vender, visitar empresas para ofrecerles la posibilidad de crear una página web o una tienda online que les permitiera conseguir resultados en Internet.

Leer Más >>

¿Quieres Fans o Prefieres Clientes?

Estoy seguro de que tu empresa, tu negocio o tu mismo si eres un autónomo emprendedor tienes muchos Fans en Redes Sociales y también estoy seguro de que dedicas bastante tiempo a publicar todas las novedades que interesan a tus clientes a través de estos medios: fotos de nuevos productos, descripción de nuevos servicios, ofertas, descuentos, …

Leer Más >>